Escuela Torreblanca

Pasteleros de todo el mundo aprenderán repostería y gastronomía en la nueva Escuela Europea que el maestro pondrá en marcha en Petrer en febrero próximo 

Paco y Jacob Torreblanca abrirán en febrero de 2013 su propia escuela formativa, en la que ya se han inscrito profesionales procedentes de Estados Unidos, Tailandia, México, Alemania y Suiza. La escuela se ubicará en Petrer (Alicante) y admitirá un máximo de 15 o 16 alumnos cada seis meses en su Programa de Honor. En medio año, Torreblanca y su equipo enseñarán las técnicas esenciales del arte de la pastelería.

El objetivo de la Escuela Europea de Pastelería y Gastronomía Paco Torreblanca es aportar al currículum los fundamentos creativos y artísticos de la cocina de diseño del maestro. Entre las materias que se tratarán están las tartas y pasteles de viaje (plumcakes y otros), la bollería de desayuno, los bizcochos clásicos y creativos de autor, los “petit fours” y el chocolate en sus vertientes de bombón, decoración y esculturas.

Además, se enseñarán las posibilidades del azúcar, tanto desde el punto de vista de la decoración como de las esculturas, y se trabajarán los helados, los sorbetes y las esculturas de hielo, así como los pasteles de boda. También habrá cursos de tres meses y otros de un día para los amantes de la pastelería, donde se enseñará a hacer bizcochos, macarons, croissants o bombones, dependiendo del curso elegido.

Paco Torreblanca ha dado clases durante años en Abu Dabi, Omán, Italia, Australia, México y Perú, y pronto irá a Singapur, Chicago y Nueva York. Ahora, pasteleros de todo el mundo pueden aprender en la propia escuela del maestro. Para Torreblanca, la pastelería está dejando de ser el “patito feo” de la cocina porque muchos de los primeros platos de los restaurantes de vanguardia españoles los hacen los reposteros y usan los fundamentos de su oficio con una mezcla de lo dulce y lo salado. Según él, “las principales mesas cuentan con su propio pastelero, que a menudo hace los primeros y los últimos, y en los locales más modestos también tienden a cuidar cada vez más los postres.” El maestro concluye que “la cocina de vanguardia no puede morir nunca porque la creatividad tira del carro para seguir creciendo y, en gran parte de esa cocina de hoy, hay mucho de la pastelería”.

Pese a los galardones nacionales e internacionales que ha recibido durante más de dos décadas —entre ellos, el de doctor Honoris Causa en Alimentación por la Universidad Politécnica de Valencia—, Torreblanca, que nació en Villena (Alicante) en 1951 y se formó en Francia, pasó a ser ampliamente conocido cuando, en 2004, elaboró la tarta nupcial de los Príncipes de Asturias.

Para más información, haz click