La Toscana valenciana

Por Lluís Ruiz Soler

Los vinos de Valencia ganan prestigio desde Els Alforins, un valle de singular belleza y gran potencial gastronómico. La apuesta por la calidad en muchas de sus bodegas, el reconocimiento estelar de alguno de sus restaurantes y el impulso al enoturismo le han dado al valle dels Alforins un inusitado protagonismo gastronómico.

Raúl Gironés, Daniel Bordera y Daniel Calatayud —un profesor de secundaria, un ingeniero y un agricultor— decidieron poner en marcha Alforins.com, sobre todo, para promocionar y vender por Internet el vino de su tierra. Els Alforins es un pequeño valle por el que pleitearon y guerrearon Villena y Ontinyent en tiempos de los Reyes Católicos y en el que confluyen comarcas, provincias y denominaciones tan separadas por fronteras irreales como unidas por una tradición vitivinícola común, encarnada en una arraigada forma de entender el vino y en unas variedades propias, con la monastrell a la cabeza. A su catálogo de vinos mediterráneos, protagonizado por los de la subzona Clariano de la Denominación de Origen Valencia y aledaños, Alforins.com añade una atractiva oferta de enoturismo basada en excursiones de un día que incluyen visitas a bodegas y viñedos con comida en restaurantes de la zona.

Últimamente, la concesión de una estrella Michelin al restaurante Julio, en Fontanars dels Alforins, le ha dado un innegable caché gastronómico a esas actividades, protagonizadas generalmente por bodegas como Celler del Roure —de donde salen marcas tan reputadas como Maduresa o Les Alcusses—, Torrevellisca —primera gran iniciativa empresarial de la zona—, Daniel Belda —pionera del vino de calidad en la comarca—, Pago Casa Gran, Los Frailes, Los Pinos, Rafael Cambra o Heretat de Taverners. Las excursiones suelen culminar, a la hora de comer, en Julio, en la Casa Rural Morera de Ontinyent o en el Mas Monserrat de Moixent, si bien Alforins.com ha ampliado su radio de acción tanto a las vecinas comarcas de L’Alcoià y El Comtat como a sus olivares y almazaras. Al margen de la programación regular, cabe la posibilidad de contratar excursiones a la carta para grupos de más de 12 personas.

Aunque el topónimo Alforins procede del árabe al-hurí, que significa “granero”, el pasado cerealista del valle dejó paso tiempo atrás a un predominio de la vid con notable presencia del olivo —en esta comarca se producen reputados aceites como Amanda Selecta, Grum, Oli d’Ontinyent o Finca Torrefiel— que ha configurado un paisaje de singular belleza. Unida a él, su reciente apuesta por el enoturismo y la gastronomía ha llevado a algunos a llamarle “la Toscana valenciana”.