Pistacho, el fruto seco quema grasa

La manzana, el plátano, las cerezas, el tomate, el apio, los huevos, el marisco y también el pistacho son excelentes alimentos quema grasa. En comparación con otros frutos secos como las nueces o las almendras, el pistacho presenta menos calorías por ración y, además contiene “grasa buena”, reductora del colesterol.

Según demuestran los estudios, el pistacho con cáscara contribuiría a reducir gradualmente el peso, al saciar el apetito durante un espacio más prolongado de tiempo y al acelerar el metabolismo para que el cuerpo queme una mayor cantidad de grasas. También cabe destacar que el pistacho es rico en fibra y una fuente de proteínas.

Los 5 beneficios del pistacho como alimento quema grasa

1. Ayuda a disminuir el índice de masa corporal. Un estudio científico demuestra que el consumo regular de raciones controladas de pistachos como aperitivo, puede disminuir el índice de masa corporal en dietas hipocalóricas.

2. La cáscara del pistacho ayuda a reducir el total de las calorías ingeridas. Una ventaja del pistacho es su propia cáscara. El estudio realizado por Honselman corrobora la hipótesis sobre el hecho que la cáscara de los pistachos contribuye a la reducción de la ingesta calórica. Ello se debería a que el proceso de descascarar este fruto seco ralentiza la ingesta, y a que visualizar las cáscaras vacías funciona como señal visual para el consumidor.

3. Aumenta la sensación de saciedad. Las evidencias científicas ratifican que todos los frutos secos ayudan a sentirse saciado, a suprimir el hambre y a reducir la necesidad de comer en exceso por su contenido en fibra. Además, una revisión realizada por Mattes afirma que “se estima que entre el 55-75% de la energía aportada por los frutos secos es compensada por un menor consumo de energía posterior”.

4. Contiene menos kilocalorías, más fibra y proteínas vegetales por ración. Una ración de pistachos (lo equivalente a unas 49 unidades) contiene 164 kilocalorías, 2,9 gramos de fibra y 5,9 de proteína.

5. Los frutos secos contribuyen a reducir el riesgo de padecer obesidad. Los resultados de los estudios publicados en 2012 y 2013 sobre el consumo de frutos secos, incluyendo los pistachos, sugieren que pueden contribuir a la prevención de la obesidad.

Más información detallada.